Think global, act local: empieza la era de la Transformación

En 2020 sucedió todo y nada, y puede que por primera vez desde la invención del reloj, las horas y los días perdieron su significación. Dicen que El tiempo es una magnitud física creada para medir el intervalo en el que suceden una serie ordenada de acontecimientos;

¿Puede ser que la física haya sido un poco menos ciencia y un poco más emoción?

De emociones, este año vamos servidos: la incertidumbre, la nostalgia, la impotencia, a veces la rabia. Pero también la ilusión de nuevos horizontes, la sensación de urgencia, el reto y el afán de superación.

Se intuye que los ecos de 2020 serán duraderos y los efectos, todavía difíciles de cuantificar, pero nosotros vemos una ventana de oportunidad para que el futuro sea algo más presente. Hay trenes que pasan una vez y no más, y nos hemos lanzado a emprender, aprender y muy especialmente, a progresar.

Somos muchos los que queremos contribuir a la III Gran Revolución Industrial: la de una riqueza sostenida por la materia gris, fuentes de energía más verdes, inclusiva y, sobre todo, más Smart.

Think global, act local

Con todo, un camino no exento de riesgos y grandes incógnitas: ¿Qué será del trabajo tal y como lo conocemos hoy, en un entorno sustentado en las nuevas tecnologías? ¿Cómo dar respuesta a la desigualdad económica? ¿Cuándo bailar al son de la globalización, cuya interdependencia se extiende a cada lugar más recóndito de nuestro planeta?

De la ya llamada Era del desorden y un poco más, hablábamos hace unos días en la oficina, dialogando y recapacitando, pero sin amilanarnos. Con muchas ganas de trabajar desde Asturias por ella y por ende, para la humanidad, para que la III Revolución Industrial sea llamada mejor la Era de la Transformación.

Think Before U Click

Desde Bloomvertech queremos sumarnos a The European Cybersecurity Month (ECSM) desde el minuto 1 y queremos poner nuestro granito de arena.

No podemos estar más de acuerdo con el lema “Think Before U Click” puesto que la mayoría de los incidentes y las intrusiones de ciberseguridad las provocamos nosotros: los usuarios (trabajadores en el caso de las empresas).

Obviamente lo hacemos sin mala intención (casi siempre), pero la falta de formación y la falta de una conciencia colectiva de ciberseguridad, si se nos permite la expresión, hace que los delincuentes cibernéticos lo tengan mucho más fácil.

Al igual que aprendemos que no debemos de cruzar la calle si no hay un paso de peatones, debemos interiorizar que tampoco debemos de abrir un correo “sospechoso”, si no que antes debemos de informarnos de si el contenido puede ser lícito o no.

Es un ejemplo simple, pero es una muestra de lo “sencillo” que es colarnos software malicioso porque, por desgracia, el phishing está muy de moda porque caemos en la trampa muy a menudo. 

Por todo ello, hemos decidido que en este mes de octubre de 2020, cuyo protagonista es la ciberseguridad, nos ponemos a vuestra disposición para que en vuestra empresa, institución, centro formativo, etc, si lo necesitáis, tengamos un encuentro divulgativo, formativo, sensibilizador.

Se trata de educar conciencias y desde Castroalonso y Bloomvertech queremos echar una mano, también con el apoyo de la Asociación Arco Atlántico de Ciberseguridad y Entorno Digital

¡Ponte en contacto con nosotros en info@bloomvertech.com !

¡Feliz octubre ciberseguro!

COVID y Justicia telemática: la irrupción de la disrupción

Tras la publicación el pasado 28 de abril del Real Decreto-ley 16/2020, de las medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de la Justicia, se otorga preferencia al uso de las herramientas telemáticas en la celebración de los actos procesales durante el estado de alarma y los tres meses posteriores, salvo en aquellos procedimientos que, por su gravedad, se estime necesaria la presencia física del acusado. Un salto tecnológico que se constituye, tras la lectura del Real Decreto-ley y de las directrices europeas alineadas con la dinamización de actos judiciales, como el principal foco de incertidumbre por su falta de concreción acerca de las pautas y procedimientos tecnológicos que han de considerarse con objeto de no limitar las garantías procesales. La simbiosis de los equipos de trabajo: una cuestión procesal y tecnológica Alinear las herramientas telemáticas con el proceso judicial es crucial para el éxito de la transformación digital. Para conseguirlo, se ha de trabajar con equipos colaborativos y transversales capaces de compartir un mismo lenguaje y una misma visión de las necesidades y de los medios para llevarlas a cabo con criterios de eficacia, eficiencia y usabilidad. Garantizar la grabación de las vistas o gestionar los roles y sus respectivas intervenciones son cuestiones acuciantes, como también lo es garantizar la seguridad de las comunicaciones por cualquiera de las dos vías posibles hoy día. La primera admite la utilización de productos comerciales que cifren la información de extremo a extremo con herramientas de código cerrado y bajo la propiedad de una determinada marca comercial; la segunda, supone escoger entre el desarrollo interno o la adaptación de herramientas de código libre en las que para la gestión habrá de existir en todo momento un rol de moderador y por tanto, un control único de la vista, de las grabaciones y de las salas de espera donde aguardan los testigos a la vista. Pero su implantación no es sólo técnica sino también pedagógica: además de la formación, habrá de atenderse también a la importancia de la concienciación de los usuarios. Otro punto crucial será el acceso a la gestión documental requerida durante todo el proceso judicial, garantizando siempre la trazabilidad y la custodia de todos los datos almacenados. Gestionar la incertidumbre La migración hacia un sistema telemático entendemos no debe ser una medida de carácter excepcional ligada exclusivamente a la situación de crisis generada por el COVID-19, sino un acicate para adaptar la Justica a la realidad actual, así como una oportunidad para dotar de seguridad jurídica a una tendencia –la de los juicios online– ya explorada en otros países de nuestro entorno. Su implementación no supondría solamente un ahorro evidente en costes y tiempos, sino también una mayor protección y seguimiento de todo el proceso a través de la tecnología: el despliegue de una política proactiva de ciberseguridad supondría un gran escudo de protección ante filtraciones con gran impacto mediático (documentos, imágenes e incluso vídeos). Sabemos que la simbiosis legal-tecnológica es posible porque lo vivimos cada día en Castroalonso. La innovación y el continuo desarrollo e integración de las tecnologías de gestión, las videoconferencias y la ciberseguridad aportan soluciones escalables, flexibles y seguras para acometer la próxima transformación de la Justicia.

Apuesta infinita y valiente por la innovación

El trabajo remoto es tendencia y realidad hoy en día. Rubén Fernánez, responsable del departamento de marketing & business transformation en Bloomvertech, reflexiona sobre esta nueva realidad en un artículo para Conecta Industria: Apuesta infinita y valiente por la innovación. A continuación, el artículo completo: El 2020 quedará marcado a fuego en nuestra memoria. El año del confinamiento, de la enfermedad, de la incertidumbre y también del tiempo en el que todos tomamos consciencia de que innovación y tecnología se daban la mano para facilitarnos la vida y fomentar la economía colaborativa. Aunque la preocupación por la crisis en que nos ha sumido la COVID-19 se extienda a todos los sectores, es una evidencia que la pandemia ha sido rotunda con la actividad empresarial: en las semanas más duras, sólo las empresas con cierto grado de digitalización pudieron continuar su actividad. Nunca hubiéramos podido imaginar que el teletrabajo, una ficción para buena parte de los trabajadores en España, tomaría su protagonismo actual. Hoy, el trabajo en remoto es tendencia y realidad. Una solución que, si bien abre un nuevo espectro de posibilidades para empleados y empresas, también entraña nuevos riesgos que debemos encarar. Habilitar Escritorios remotos virtuales, supone en primer lugar la necesidad de contar con una infraestructura de seguridad adaptada. Cuando aumentamos el perímetro de acción de nuestro negocio, crece parejo a él la inseguridad. Por ello, siempre remarcamos que es vital contar con una política interna de ciberseguridad que proteja no sólo la estructura informática, sino también nuestros Derechos digitales y los mayores activos con que contamos: la protección de los datos y la propiedad intelectual e industrial. Se habla de que vivimos tiempos de transversalidad, y no podemos más que asentir porque hace tiempo que somos pioneros en estas lides y apostamos con decisión por la fusión jurídico-tecnológica en nuestra estrategia corporativa. Una apuesta por la Ciberseguridad y el Derecho tecnológico como ejes vertebradores de un entramado que hoy entremezcla asuntos de ética, privacidad, legislación y seguridad. Debemos colaborar para evitar más cierres que dañen a nuestro tejido productivo Hoy, las empresas invierten, se arriesgan, son valientes y luchan por sobrevivir. En el Derecho Mercantil contamos con instrumentos que facilitan la adaptación a la nueva situación post-COVID y salvaguardan la actividad empresarial, bien a través de reestructuraciones o mediante la negociación de los pre-concursos de acreedores. publicidad Comenzábamos hablando de cómo estos meses nos han obligado a reflexionar acerca de nuestras vidas y nuestros negocios, y me gustaría despedirme con dos apuntes: el primero es que hemos de devolver a la Innovación y la Investigación el protagonismo que les corresponde en la estrategia corporativa y la segunda es que la innovación es infinita y siempre devuelve sus frutos cuando le damos la oportunidad.

Inspirando a mujeres líderes en la era digital

¿Hablamos sobre la figura de la mujer emprendedora en la era digital? Apostamos por el talento y liderazgo femeninos en el sector tecnológico y, por eso, te invitamos a unirte al recién creado chapter asturiano de la comunidad W STARTUP C. Cristina Caldueño -Directora de Proyectos de Castroalonso y Bloomvertech-, será la impulsora de este grupo emprendedor femenino e inclusivo en el Principado. Además, formará parte del evento de presentación online que se celebrará el próximo 29 de julio, de 12 a 13:30 horas. ¡Echa un ojo a nuestra agenda, no te lo puedes perder!
Agenda del evento
    • Inauguración
Carme Artigas – Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.
    • Participantes
Teresa Mº Alarcos Tamayo – Presidenta y fundadora de W STARTUP Community Representante de la conserjería de Innovación del Principado de Asturias Cristina Caldueño – Directora de proyectos en Bloomvertech y Castroalonso. Líder del chapter asturiano W STARTUP Community
    • Ponentes
Susana Pascual – CEO de PixelsHub, mujer emprendedora de referencia en España por El Referente
    • Modera
Alicia Suárez Hulton Inscripción https://us02web.zoom.us/webinar/register/5615942809588/WN_lta3tVcRQpWfl8fHlCQkTQ ¿Por qué son necesarias iniciativas como esta? Es una realidad que sólo un 12% del sector TIC está representado por mujeres en España, y un 18% en todo el mundo. Si, además, hablamos de cargos que impliquen una mayor responsabilidad estos porcentajes decaen considerablemente. Unas cifras que preocupan mucho debido a la digitalización de nuestra sociedad y a un futuro en el que la mayoría de los puestos de trabajo que se generen estarán relacionados con las nuevas tecnologías. Según un informe publicado por la consultora A.T. Kearney la brecha de genero existente en nuestro país provoca una pérdida de riqueza equivalente al 15% del producto interior bruto (PIB). Y, a lo que al mundo tecnológico se refiere, las startups fundadas y lideradas por mujeres son económicamente más rentables, pero reciben una menor financiación. La inclusión de mujeres en puestos de trabajo tecnológicos y el apoyo al emprendimiento femenino es condición necesaria, no solo para aportar nuevos e innovadores puntos de vista, sino también para crear productos cada vez más inclusivos. Si las tecnologías emergentes de aprendizaje automático como, por ejemplo, el “machine learning” o el “deep learning”, interactúan mayoritariamente con datos generados por perfiles masculinos, es inevitable que estas contengan sesgos de género. ¿Cómo podemos crear un sector tecnológico más igualitario? La labor de mejorar estas cifras recae en un largo proceso que comienza en los centros de formación como escuelas e institutos, fomentando entre las niñas la pasión por las nuevas tecnologías, y finaliza en las pequeñas y medianas empresas, en las grandes multinacionales y en las instituciones públicas apoyando eventos, proyectos e ideas innovadoras. Asturias como referente del emprendimiento femenino Para crear un sector más igualitario no debemos irnos muy lejos, Asturias cuenta con un gran talento femenino en el ámbito STEM, una buena oferta formativa y un sector tecnológico que comienza a despegar. Asociaciones como W STARTUP C pretenden unir estos puntos con la finalidad de convertir nuestra comunidad autónoma en un referente tanto a nivel español como europeo. ¡Estamos construyendo una nueva generación de mujeres emprendedoras en tecnología, únete a nosotros!  

JAQUE A LA BARBARIE

Durante el último siglo y hasta el pasado mes de enero hemos vivido uno de los periodos más extraordinarios de la historia. En él se han dado catástrofes humanas, progresos científicos y materiales (la llegada del hombre a la luna o el descubrimiento de internet) y se ha evidenciado nuestra capacidad para transformar y tal vez destruir la faz de la Tierra. Esta edad de los extremos, de repente ha quedado quebrada y paralizada por un virus bautizado como SARS-CoV2 que ha provocado la enfermedad COVID-19 con efectos y daños impredecibles.  

Esta pandemia, como al resto, me está tocando sufrirla confinado de manera activa y pasiva, dentro de una unidad indivisa como mi familia, mi comunidad de propietarios, mi barrio,  mi ciudad, Gijón, mi Mundo.

Además, durante este corto periodo de tiempo, la enfermedad está generando, como es sabido, numerosa información y también muchos bulos, divulgados a través de infinidad de medios que a su vez crean multitud de corrientes de opinión a favor y en contra.

Ante este gran problema colectivo como empresario me pregunto cuál es mi papel y de qué manera puedo contribuir a su solución. Reflexiono sobre qué derechos me amparan y qué obligaciones tengo con la sociedad, me preocupa cómo proteger las infraestructuras de nuestra organización, cómo administrar mejor el tiempo y cómo asignar de manera más eficiente los recursos que día a día merman. En definitiva, cómo puedo deslindar, analizar y comprender la situación actual para poder afrontarla y darle una solución.

Nadie pone en duda que esta es una guerra colectiva que se gana día a día, donde desgraciadamente también hay bandos que germinan de intereses individuales. Mi opinión, es que debemos apoyar al que por derecho le corresponde y tiene la responsabilidad última en esta crisis: el Gobierno de la Nación. Entiendo que debemos colaborar junto a nuestros gobernantes y nuestros funcionarios públicos, dejando intereses, ideales y disputas personales al margen y fraguando la unidad en aras del bien común, compartiendo y aunando todas las fuerzas para que nuestras armas sean más eficaces.

En lo que respecta a nosotros los empresarios, es primordial mantener la supervivencia de nuestras organizaciones, apartando el fin social del ánimo de lucro, conservando nuestras actividades productivas, las esenciales y las que no lo son, manteniendo los puestos de trabajo porque van a ser imprescindibles para reconstruir y reparar los daños que esta pandemia está provocando.

Estos días más que nunca, la incertidumbre ronda constantemente la cabeza de los empresarios dificultando la toma de decisiones certeras. Y el riesgo crece. Las previsiones son pesimistas. Analistas como el banco de inversión estadounidense, Goldman Sachs, y la escuela de negocios IESE, auguran un escenario desolador a corto plazo. Además de venirse abajo la previsión del mercado donde se apuntaba un crecimiento cercano al 1,6%  del PIB,  si la situación no está controlada en primavera, su desplome podría acercarse al 10% en el conjunto del año, la economía entraría en recesión, destruyendo más de un millón de empleos y se dispararía el déficit y la deuda pública.

Pese a todo ello, debemos sobreponernos a la perplejidad y asirnos a que el Covid-19 no es -solo- una enfermedad sino también un germen; la semilla sobre la que asentar la llegada de una nueva realidad: La Era de la Economía Colaborativa. La respuesta a este shock habrá de conjugar dos realidades usualmente enfrentadas: la solidaridad y la colaboración de todos con criterios de eficiencia y eficacia económicas. Una solución que irremediablemente habrá de ser paneuropea y al tiempo, estrechamente coordinada con las demás economías desarrolladas, con medidas que a cortísimo, corto y medio plazo cohabiten con otras soluciones de carácter estructural.

Se atribuye a W. Churchill la frase “Muchos miran al empresario como el lobo al que hay que abatir; otros lo miran como la vaca que hay que ordeñar; pero muy pocos lo miran como el caballo que tira del carro”, y en tiempos como los actuales, es de justicia recordar que el tejido productivo español se compone mayoritariamente (94%) por pymes de cinco o menos empleados que necesitan seguridad y apoyo para continuar su actividad.

En las manos de todos (Estados, Empresas y Personas) está recordar 2020 como el año del crash, o como el año en el que el coronavirus puso en jaque a nuestra civilización y fuimos capaces de sobreponernos sin dejar a nadie atrás.

También puedes leer el artículo pinchando aquí.